PEQUEÑOS APOSTOLES.

Vemos la mitad de los apóstoles ya comentados en foto anterior. Se encuentran en el fondo de la nave lateral norte, encima del Cuerpo de Cristo en su Sepulcro. Acompañan al maestro en unas hornacinas hechas a propósito rodeando el trono que procesiona el Viernes Santo. Se colocan casi rozando los rostros de los costaleros que, seria y majestuosamente lo llevan en procesión. Parece como si llevasen entablado un diálogo estos discípulos de Cristo y su pueblo que se emociona al verlos pasar.

Como se puede ver no siguen los cánones clásicos en su proporción; las cabezas son excesivamente pequeñas si las comparamos con el cuerpo. Están hechas de un material especial de cartoné y otros elementos menores de la escultura. Sin embargo son de gran valor y llama la atención la expresión tan lograda de las caras y hay cofrades que distinguen y saben los nombres de cada apóstol por los rasgos expresados en la figura.